martes, 17 de marzo de 2009

Con toda sinceridad

Estoy que me llevan los demonios.

Y como no me da la gana de decirselo a nadie, lo escribo en el blog, para que me salga completo.

Estoy fastidiada de reprimirme las cosas para no lastimar a las personas que están a mi alrededor.

Esto de reprimir me está volviendo una bomba de tiempo y es precisamente lo que me dijeron que no haga, reprimir.

Pero que hago pues si a mi me enseñaron de pelada a ser prudente, a no decir cosas que otras personas puedan malinterpretar.
El ser prudente me ha ayudado mucho en la vida, pues he podido ahorrarme buena cantidad de problemas.
Pero al mismo tiempo han hecho de mí una persona bastante oprimida por sus propios pensamientos y sentimientos.

Lo que sinceramente me tiene pero cabreada.

No es simplemente que no sea capaz de decirle mis sentimientos al mundo, es el hecho del temor a la reaccion.
La reaccion de un monton de infelices que no tienen nada que ver en mi decisión final.
De gente que poco o nada le interesa si al final me jodo o me dejo de joder por mis propias decisiones de a verga.

Porque doña huevas es la que sufrirá al final.

Si, estoy jodidamente confundida.
... Pero también sé cual sería la solución a toda mi confusión.

Si, te lo he dicho mil veces.
... El problema es que en mi afán de no presionarte termino desesperandome.

La desesperación es una mala consejera, por experiencia personal puedo decir que me fastidia estar desesperada porque termino haciendo huevadas.
No quiero hacer más huevadas, simplemente quiero quedarme tranquila con mi opresión y dejar que se baje con el tiempo.

Esto de tener una hernia en el alma que no se sabe cuando va a explotar, me tiene con los pelos de punta.

Y ya me cansé.

That's All.

1 vivencias:

Zyrkero dijo...

La prudencia te evita problemas pero te trae graves complicaciones

Gente que me lee

Vivencias pasadas

Cosas de las vivencias:

Check PageRank