viernes, 1 de enero de 2010

Nueva decada...

Recibí el año en el cerro santa Ana, teniendo una vista espectacular de los juegos pirotécnicos de mi hermosa perla, mi ciudad Guayaquil.

Al parecer es una tradición entre mi familia, todos los años a las 22h30, salimos de mi casa, vestidos y nos dirigimos a esa particular zona de la urbe.

Al principio creíamos que seríamos los únicos, pero también hay personas que disfrutan de la vista que se extiende en el llamado corazón de Jesús.
Ahí, mientras despedi una década que me dejó más que todo aprendizaje y experiencias decidí que ya era hora de convertirme en adulta, que ya era hora de no sólo aparentar ser dama sino serlo.

De dejar de lado mis berrinches y caprichos y seguir a la siguiente etapa, la vida.
No lo puse como propósito para este año pues se que los propósitos como tal están bastante pasados de moda, ya que nunca se cumplen y suelen ser bastante repetitivos, lo puse como meta a mediano plazo.

Con toda la experiencia y la capacidad que tengo, creo que es hora de empezar a vivir.

Peace and love...

That's All.

0 vivencias:

Gente que me lee

Vivencias pasadas

Cosas de las vivencias:

Check PageRank