Ir al contenido principal

Amar o depender (Parte I)

Uno no se enamora del que quiere, sino del que puede..


El apego es la muletilla preferida del miedo, un calmante con peligrosas contraindicaciones.

Recuerda: el deseo mueve al mundo y la dependencia lo frena. La idea no es reprimir las ganas naturales que surgen del amor, sino fortalecer la capacidad de soltarse cuando haya que hacerlo. Un buen sibarita jamás crea adicción.

Equivocadamente, entendemos el desapego como dureza de corazón, indiferencia o insensibilidad, y eso no es así. El desapego no es desamor, sino una manera sana de relacionarse, cuyas premisas son: independencia, no posesividad y no adicción.

¿Por qué nos ofendemos si el otro no se angustia con nuestra ausencia? ¿Por qué nos desconcierta tanto que nuestra pareja no sienta celos? ¿Realmente estamos preparados para una relación no dependiente? ¿Alguna vez lo has intentado? ¿Estás dispuesto a correr el riesgo de no dominar, no poseer y aprender a perder? ¿Alguna vez te has propuesto seriamente enfrentar tus miedos y emprender la aventura de amar sin apegos, no como algo teórico sino de hecho?

El sobre gasto de un amor dependiente tiene doble faz. Por un lado, el sujeto apegado hace un despliegue impresionante de recursos para retener su fuente de gratificación. Los activo-dependientes pueden volverse celosos e hipervigilantes, tener ataques de ira, desarrollar patrones obsesivos de comportamiento, agredir físicamente o llamar la atención de manera inadecuada, incluso mediante atentados contra la propia vida. Los pasivo-dependientes tienden a ser sumisos, dóciles y extremadamente obedientes para intentar ser agradables y evitar el abandono. El repertorio de estrategias retentivas, de acuerdo con el grado de desesperación e inventiva del apegado, puede ser diverso, inesperado y especialmente peligroso.

La segunda forma de despilfarro energético no es por exceso sino por defecto. El sujeto apegado concentra toda la capacidad placentera en la persona "amada", a expensas del resto de la humanidad. Con el tiempo, esta exclusividad se va convirtiendo en fanatismo y devoción: "Mi pareja lo es todo". El goce de la vida se reduce a una mínima expresión: la del otro. Es como tratar de comprender el mundo mirándolo a través del ojo de una cerradura, en vez de abrir la puerta de par en par. Quizás el refrán tenga razón: "No es bueno poner todos los huevos en la misma canasta "; definitivamente, hay que repartirlos.

El apego enferma, castra, incapacita, elimina criterios, degrada y somete, deprime, genera estrés, asusta, cansa, desgasta y, finalmente, acaba con todo residuo de humanidad disponible.

Comentarios

syL ha dicho que…
mucha metodologia...no entendi ni verga..

lol

Entradas populares de este blog

Solteros que viven dentro de las faldas de sus madres

Este post es inspirado por mi amiga personal Paulina, que cuenta con mi estima eterna y agradecimiento infinito ya que sus primeros consejos me sirvieron para saber como reaccionar con carácter ante un mundo de mentalidad machista.

¿Alguien alguna vez vio "Soltero en casa" (FailuretoLaunch)?

En Américalatina, no se toma tan literal la temática de la película en cuestión ya que no somos tan "openmind", sin embargo... Tenemos que reconocer que a veces nos solemos topar con los típicos "solteros en casa" que aún a sus veinte/treinta/cuarenta y tantos años están pegados a sus madres con el cordón umbilical.

Entonces, surge una nueva problematica femenina...
Mujer que tienes una relación con un hombre que padece de mamitis, que cree que su madre es el sinónimo de la virgen maría, que tienes que pasar la barrera de conocer a su madre y que dicha señora te apruebe para que el sujeto te tome en serio... ¿Qué harías?.

En lo personal, ya que me ha tocado ser participe d…

Esa capacidad de pensar muchas cosas al mismo tiempo...

"I knowwhatittakestomoveon
I knowhowitfeelstolie
All I wantto do
Istradethislifeforsomethingnew
Holdingontowhat I haven't got" // LinkinPark - Waitingfortheend.Mi problema es que vivo acelerada y no aprendo a relajarme.
Quiero que las cosas sucedan y que sucedan ya. Eso no fuera un problema si las cosas se dieran como yo las pienso, muchas veces he dicho que soy multitasking, capaz de pensar mil cosas al mismo tiempo aunque no pueda hacer dos al mismo tiempo.
Supongo que si le bajo un poco al velocímetro, si trato de relajarme, si cojo las cosas por como vienen y no por cuando piensan venir, todo será más tranquilo... la situación complicada radica en como le digo a mi cuerpo que haga lo que mi cerebro piensa, porque cuando algo/alguien aparece, se desconecta todo.
Pero es una necesidad y más que una necesidad es una constante aprender a controlarme ya que pensaba que había superado la etapa de las mejillas rojas y ver hacia a otro lado cuando algo me incomodaba y/o/u me avergon…

Luchando contra la sociedad que presiona por títulos

¿Se han dado cuenta de que todo en esta vida es un título?

A lo largo de los años, todos luchamos por un título, una "meta" que es el resultado de haber estudiado (luchado) 18 años, más si decides estudiar en la Universidad y dependiendo, además, de la carrera que escojas.

Isla Santay, 2017. Foto: Jorge Duman.
Ojo, no estoy en contra de eso, no me malinterpreten. Estudiar es muy importante, es lo que te da una base para ser un profesional preparado en tu medio. Pero no, la excelencia no te la garantiza un título, muchos profesionales han obtenido su título de forma dudosa y eso no los hace buenos, obviamente. Así como hay personas que por ABC motivos no han terminado sus carreras y eso tampoco los hace malos profesionales. En este caso, el título importa, pero no es lo más importante. Son los conocimientos adquiridos los que te llevan a desempeñarte con excelencia en el área que escogiste.

Y aunque sé que el tema anterior se presta para debates, la realidad es que no es esa c…