martes, 5 de abril de 2011

Las pequeñas ideas que rondan por mi cabeza...

“Un mal escritor puede llegar a ser un buen crítico, por la misma razón por la cual un pésimo vino puede llegar a ser un buen vinagre.”// François Mauriac

Se me había hecho costumbre aquello que algunos llaman critica.
Pero no era una critica positiva, era una critica, que según yo era objetiva... La pregunta del millón es, ¿realmente lo era?.

Si me pongo a pensar en los últimos hechos trascendentales, no soy mejor que la persona o el acto al que critico, porque estoy basando mi opinión en el trabajo/acción, de aquella persona... lo cual me pone a dudar, ¿se es un parásito de aquellas personas que hacen o dicen cosas que generaron en mí esa reacción?.

No estoy muy segura, pero les pongo un ejemplo para explicarme mejor:

Sí alguien hace algo, que yo jamás he hecho, ni tengo el conocimiento adecuado, ¿tengo derecho a criticar?.
Las leyes básicas de la critica dicen que habitualmente no se puede criticar si no se elogia lo que está bien, si yo no hago comentarios positivos y solo reacciono cuando algo está mal, eso me hace un critico destructivo, que en mi mente se convierte en un envidioso, lo cual no es del todo cierto para muchos, pero para mí lo es.

Teniendo eso como base y aplicándolo a mi vida, me he dado cuenta que en muchos casos he pecado en ese aspecto, he criticado sin fundamentos, he basado mi propia frustración en cosas que a mi criterio están mal, pero quizás para el resto no, lo cual me pone a la altura de los envidiosos.

Se dice también que las criticas las hacemos a cosas que nos importan o “amemos”, pero si yo no amo algo y ni siquiera me interesa, ¿tengo derecho a criticar?, no, no lo tengo y aún así hay gente que se cree con toda la potestad de verter opiniones en cosas que no les compete y no tienen el mínimo de interés, más bien... lo hacen porque odiar es fácil.

Sí, odiar es más fácil que amar, porque las personas que odian solo le demuestran al mundo la frustración interior, lo exteriorizan, por así decirlo, y el medio que usan son las palabras hirientes/los actos malintencionados y el regocijo que causa lastimar a alguien.

Amar es un arte, y aunque les suene trillado, no muchos poseen ese maravilloso don, es por eso que les dejo una interrogante, ¿nos inclinamos por lo fácil a la hora de criticar en vez de trabajar duro y aportar?.


Peace.

That's all.

2 vivencias:

Palmogala dijo...

difícil es aportar cuando creemos que todo lo que decimos es importante o ayuda en algo, ha todos nos pasa, ese estado de creernos críticos y no ser objetivos ni con nuestras acciones ni decisiones, pero a lo que tu has llegado que lo denominas ataque filosófico es el primer paso para aprender a ser más tolerante con el resto, saludos

Jorge dijo...

Las Criticas se hacen en base a lo que uno personalmente cree que esta bien o mal por ejemplo si yo fuera musulman y te veo en tus fotos con la putifalda para mis canones tu estarias viviendo en pecado y te criticaria etc... A lo que voy es que realmente la critica y el elogio son decisiones personales dice la frase "eres dueño de lo que callas y esclavo de lo que dices"

Gente que me lee

Vivencias pasadas

Cosas de las vivencias:

Check PageRank