viernes, 21 de abril de 2017

Nuevos rostros...

Han pasado dos años desde mi último post en este blog. Siempre con una promesa, la misma promesa cada año: "Este año vuelvo a mi blog personal".

Muchos me preguntarán por qué -o quizás no, no sé cuantos recuerden este espacio-. La realidad es que voy a empezar siendo sincera, porque eso es lo que siempre caracterizó este blog: no lo hice por vagancia. Pura y dura. Hilando un poco más fino me doy cuenta de que no es sólo eso, también me daba recelo volver y hablarles de mí. De lo que he hecho con mi vida en estos años.

No me avergüenzo de ninguna de las cosas que he hecho, arrepentirme peor. Sin embargo, en esta época de redes sociales, donde te lee tu tía, tu primo y, en mi caso, mis papás, es muy complicado informarle al mundo con punto y coma qué estás pensando, qué es de tu vida, qué quieres hacer y cuáles son tus planes.

No les miento, me he topado con mucha maldad. Me desenvuelvo en un medio que también tiene mucha maldad. Y es ese recelo el que me ha llevado a guardarme muchas opiniones y decir "no, mejor no lo digo porque muchos van a joder". Me he vuelto perezosa para debatir, pienso que discutir sobre un punto de vista en redes sociales es inútil, porque aceptémoslo... Tienes tu punto de vista y la persona que te refuta tiene el suyo, ninguno de los dos cambiará su forma de pensar por lo que digas. Entonces, no pierdo mi tiempo.

Sé que es una especie de limitación impuesta por mí misma, pero la realidad es que me he vuelto una persona de prioridades. ¿Perder 10, 20, 30 minutos de mi tiempo discutiendo con una persona en Facebook/Twitter o editar un vídeo, escribir un proyecto, que tengo pendiente? La opción por la que me inclino es obvia.

Y sí, he vuelto. No era el regreso triunfal que esperé, no sé qué diablos pasa con mi dominio dannahanna.com, lo arreglaré en el futuro -o tal vez no- pero por el momento decidí volver donde todo empezó: chinabella.blogspot.com, mi eterno blog con más de 10 años de creación. Donde escribo desde que tengo 14 años (¡¡HOY TENGO 27!!) y el que, de una u otra manera ha sido testigo de mi historia. Porque recordar en estas líneas me ha sacado lágrimas -o quizás es producto de que estoy nostálgica escuchando 'Stuck In a Moment' de U2'-, así que en el camino de escribir este post me dí cuenta de que tampoco volvía porque aquí dejé amores, desamores, mi adolescencia y parte de mi vida laboral. Crecer duele, amigos. Eso es innegable. Y enfrentarse a los fantasmas del pasado es aún más doloroso.

Ahora... ¿Qué me motivó a volver justo ahora? El motivo más estúpido del mundo, de verdad. Estaba haciendo una campaña de influencers sobre una obra de teatro que vendrá a la ciudad (sí, también cambié de trabajo y decidí emprender, pero ese es otro cuento) y me di cuenta de que últimamente las marcas usan a las mismas personas, los mismos personajes de redes sociales, de televisión. Vas a un evento y ves a la misma gente. La misma gente que saludas hipócritamente a veces, que no son tus amigos pero que el medio te los pone en el mismo camino y debes fingir que son tus panas de la vida, tomarte fotos, subirlas a las redes y esperar lluvias de likes.

Esa es la razón por la que mis campañas son diferentes. No me gusta usar a los mismos influencers, me gusta buscar continuamente. Y pensando sobre eso escribí el siguiente tuit:


No sé si en el momento en que lo escribí estaba tratando de justificarme, pero la realidad es que muchos se sienten culpables por buscar nuevos rostros cuando debería ser natural, porque sí... el ser humano es de hábitos, pero nos cansamos de las personas. Hay que aceptarlo.

Una vez, hace ya casi cuatro años, terminé una relación amorosa porque estaba cansada. Había amor, pero yo ya no soportaba la rutina, me carcomía por dentro. Así que me embarqué en ese dilema eterno: ¿Seguir por amor muriéndome de aburrimiento o terminar la relación y volver a vivir a través del sufrimiento que me causo?

Y sí, sufrir también es parte de vivir. Así como los nuevos rostros que van incorporándose -o reincorporándose- a tu vida con los años.

He vuelto, amigos. Y esta vez.. no pienso guardarme nada.
"You've got to get yourself together... You've got stuck in a moment and now you can't get out of it. Don't say that later will be better now you're stuck in a moment and you can't get out of it", U2 - "Stuck in a Moment".

sábado, 10 de octubre de 2015

¿Y a mí quien me salva?

Acabo de tener un dejavú.

Recapitulemos, han pasado muchas cosas éste año. El 2015, de lejos, ha sido uno de los mejores años que he tenido en mi vida. Cambié de trabajo, conocí mucha gente hermosa, lidié con las experiencias y fui consolidando una actitud que realmente empezó el año pasado, el positivismo.

Mi mamá siempre me decía que había que ser positiva, que uno atrae lo que dice y para mí era puro blablabla. La critiqué miles de veces por poner frases positivas en Facebook, me parecía pura basura mental. Sin embargo, luego me di cuenta de que era cierto, que la palabra tenía poder. Que, en serio, atraes todo lo que dices, sea positivo o negativo.

Poco a poco lo fui asimilando, me liberé de lo que yo consideraba malo para mí, fui rodeándome de gente buena. Hice una limpieza general. Me liberé de la gente "por compromiso" y me quedé con las personas que realmente me aportaban. No fue fácil, de hecho, aún estoy lidiando con eso. Y así, empezó mi proceso de convertirme en "una persona de luz", según dice mi amigo Jorge.

Para mucha gente fue chocante, que de la nada me convierta en una persona "buena vibra", que deje de lado, de verdad, mi lado hater. Y cuando abrí los ojos sólo me di cuenta de que ese haterismo había desaparecido. Ya no tenía odio por nada, la frustración había desaparecido. Y no entendía porqué las personas, día a día, estaban tan envenenadas en redes sociales. ¿Por qué hay tanto destile de odio?

Basta con entrar a Twitter, parece que las personas estuvieran listas para disparar con palabras a quien sea. Una opinión fuera de lugar y saltan los dueños de la verdad a querer imponer su criterio por encima del tuyo. 

Entonces simplemente me alejé. Posteaba lo mío y me iba, casi no interactuaba y así la magia de Twitter se perdió para mí. Pero estaba mal, porque no puedes vivir en una burbuja, no puedes hacerte de oídos sordos y como si nada pasa. Debes enfrentarte a la oscuridad para que la luz prevalezca. 

Ahora, conversando con un amigo, él me decía que yo lo había salvado, que mi actitud lo inspiraba a ser mejor. Y se siente bello que te digan esas cosas, pero me quedé pensando, ¿Y a mí quien me salva?, ¿Qué hacer cuando sientes que estás a punto de "abrazar la oscuridad"?

Y nada, fue ahí cuando me di cuenta que la fuerza viene de uno mismo. Lo que das, te lo das. 
domingo, 20 de septiembre de 2015

The And...

Hace una semana vi el experimento 'The And', ese en el que juntan a una expareja y empiezan a preguntarse cosas sobre su relación, en qué fallaron y demás. Y realmente es fuerte porque te das cuenta de cómo la vida va tomando su curso, como las cosas ocurren por algo.

Hoy en la mañana tuve mi propio 'The And'. Vi a mi ex de hace diez años, el que yo considero uno de mis primeros amores de la vida. No es la primera vez que tengo esta clase de encuentros con algún ex, lo tuve con Voldemort en su momento, cuando sanamos nuestras heridas, nos dimos un adiós y cada quién siguió con su vida. Pero ahora fue diferente...

Les cuento... Andrés es de esa clase de tipos que alguna mujer debe tener en su vida, popular, fiestero, cague de risa. Recuerdo que cuando estaba en el colegio era ese tipo de hombre que podía protegerme de cualquier cosa, realmente me gustaba, me sentía segura con él. Su personalidad es súper extrovertida y a mí simplemente me iluminaba. Pero también por cosas de su personalidad terminamos y a mí me costó millón a esa edad superarlo. 

La verdad es que nunca perdimos el contacto, por cosas de la vida, ésta no quería que me separe de él. Había épocas en las que hablabamos mucho, otras no. Sin embargo, le tengo un cariño muy especial porque estar con él fue una especie de transformación de niña a mujer joven. Y bueno, hace días quedamos en conversar en persona y así lo hicimos, aunque yo sólo lo dejé hablar... y mientras hablaba me daba cuenta porqué tuve algo con él, pero también porqué no necesito a un hombre como él.

También fue agua bendita para un issue, ya que estoy en esa etapa de mi vida amorosa donde creo y soy consciente de que mis intereses sólo van a una dirección; dirección que no quiere aparecer en mi camino. Así que me encuentro "volviendo en mis pasos", viendo qué necesito y qué no.... Y bueno, fue lindo despedirme de alguien que quiero mucho -ahora como amigo- con un beso en la mejilla y un abrazo sincero. 

Mi 'The And' me dejó una lección precisa, el flaco siempre sabe porqué hace las cosas, te pone ciertas pruebas para que aprendas lecciones necesarias para tu vida.

La próxima persona que venga me tendrá con un issue menos.
domingo, 21 de junio de 2015

Ensimismada...

Hello people! ¿Cómo están?, hoy es día del padre así que feliz día a los padres que me leen, a los papacitos, en fin... Los que me conocen saben que yo no soy muy pegada a celebrar estas cosas y, hasta cierto punto me dan pereza, pero chévere por los que tienen a sus hijos cerca y pueden celebrar y eso.
Quería contarles cómo va mi vida en estos meses y la verdad es que estoy un poco ensimismada, por eso el título del post. Verán, a veces cuando estás en un nuevo entorno, con nuevas personas y gente increíble, te esfuerzas mucho por demostrar tu valía y todo te abruma. Así que empiezas a sólo observar. Siempre me ha pasado y yo lo llamo "periodo retraído".

El problema con esto es que estoy enfocándome mucho en que las cosas salgan bien a mi alrededor y ayer me di cuenta de que me estoy perdiendo en el proceso, tengo miedo de perder mi esencia. Tengo miedo de perderme y olvidarme de quien soy.  No sé si me hago entender.

Últimamente, por la situación política del país conocida por todos, he evitado pronunciarme sobre el tema porque honestamente siento que hay demasiado odio en todas partes y simplemente no lo necesito. Es una cuestión personal, me repele el odio. Creo que viví con tanta mala vibra en estos últimos años, todo disfrazado de sarcasmo, que en serio cuando empiezan con comentarios negativos simplemente me repelo. No es que me afecten, es que me asquean.

Así que por eso me limito a no abrir Twitter y si lo hago, tuiteo mis cosas y sigo con lo que estoy haciendo. En Facebook casi no escribo ya. Y mi lenguaje se están volviendo las imágenes y los vídeos en Instagram y YouTube. Precisamente porque me estoy haciendo más visual. Prefiero que vean en qué ando y no que lo entiendan a través de tuits o imágenes. No sé si me explico. En todo caso esa es la idea...

Con mis amigos en serio estoy alejada, en general, con todos mis grupos de amigos. Y eso creo que es porque necesito tiempo para poder lidiar con mis cosas y poder salir a flote de la mejor manera. Siento que estoy tomándome mi tiempo y cuando esté lista para volver lo haré. Por algo son mis amigos, siempre están ahí.

En todo caso, sólo quería darles un update de mi vida. Prometí que iba a escribir aquí seguido y eso estoy tratando de hacer. Seguir escribiendo mi historia.

That's All.
jueves, 21 de mayo de 2015

Patitas de empanada...

Well, aquí estoy otra vez.

Desde que retomé mi blog personal prometí que iba a mantenerlo lo más actualizado posible y eso he hecho... o al menos he tratado.

El viernes pasado cumplí un mes en el canal y mentiría si digo que algo no me gusta. Estoy demasiado feliz, muy muy feliz. Verán, cuando tomé mi decisión sí tuve mis dudas, puse en una balanza qué me gustaba de mi trabajo anterior y qué iba a tener en el nuevo y al inicio sólo se me pintó la palabra EXPERIENCIA con neón. Pero Gama es más que eso, mucho más.

Cuando entré me recibieron con los brazos abiertos, hay gente hermosa en cada metro cuadrado, todos dispuestos a ayudarme, a darme consejos, a darme la mano. Y yo sólo iba con mi experiencia y mi conocimiento y ¡PUM! todo sucedió. Me enamoré como niña chiquita... Las relaciones humanas se consolidan con el tiempo, pero me ha tocado un equipo bellísimo, con mucha gente responsable, capaz y buena vibra. Hay estrés, pero hay amor por lo que se hace y con eso estoy más que contenta.

Claro, siempre termino metiendo la pata. En este caso, las dos... me caí y me esguincé los dos pies. ¿Cómo carajos puedes sufrir un esguince en cada pie?, no sé... Soy Danna Hanna y soy dulce para las caídas, así que me dieron tres días de descanso obligado en mi casa y me he aburrido como una ostra muerta del dolor con los pies hinchados. Lo lindo de esto es que no ha pasado un sólo día en que la gente del canal no me escriba a decirme que me extraña o ¡¡Incluso mandarme vídeos!!, es una sensación hermosa. Sentirte querida, apreciada, solicitada, son sensaciones que me llenan de orgullo, que estoy haciendo las cosas bien, que voy por buen camino.

Y bueno, también están mis amigos/as, que me han escrito o llamado todos los días para preguntarme cómo estoy, cómo me siento y eso... Estoy feliz, no me quejo. Amor no me ha faltado.

Así pues, con los pies de empanada pero contenta.

Lat8rz people!!
domingo, 26 de abril de 2015

Una semana...

Ha pasado una semana desde que tomé una decisión importante.

Si me lo preguntaban hace un mes, lo creía imposible, pero lo cierto es que cambié de trabajo. Todos los detalles de ése suceso se los conté a los chicos de Como Pana Te Digo, así que no ahondaré más en el tema. Lo que sí les contaré es cómo me ha ido en esta semana.

No quería hablar más del tema hasta habituarme a mi nuevo trabajo, una persona muy especial me dijo que todos los problemas que hubiese tenido se harían a un lado para dar paso a nuevos propios de éste desafío que he emprendido. Yo no les diría "problemas" como tal, sino experiencias. Si hay algo que he aprendido en estos años es que las decisiones no son malas ni buenas, simplemente son experiencias y que lo bueno o malo depende únicamente de cómo se mire. Puedes ver el vaso medio lleno o medio vacío, tú decides.

Y en lo personal, creo que al verlo con cabeza fría, con las emociones a un lado, tomé la decisión correcta. Hasta ahora, no hay ni una sola persona que me haya dicho que me equivoqué, ni yo lo siento así. Así que creo que es momento de dejar ir y cerrar un ciclo oficialmente.

Emocionalmente, creo que estoy en la misma situación. Dejar ir. Apoyarme en los que quiero, que no son pocos, y sentirme libre. Lo que saco de esta experiencia es que me demostré a mí misma que puedo volver a querer a alguien, sentirme viva, emocionarme por alguien. Eso es algo que creí que en mí ya se había ido para siempre.

Ahora estoy luchando todos los días con los issues propios de mis decisiones, lo bueno es que no estoy sola. Mi mejor amigo ha estado ahí, en cada paso, recordándome que no soy Wonder Woman, que las cosas se superan a diario. "Un día a la vez" es algo que me repito todos los días y así voy saliendo... No ha sido tan traumático como yo creí, pero lo cierto es que a veces tus miedos te magnifican las cuestiones de formas que ni te imaginas. También es cierto que con la edad las cosas ya no duelen como solían doler, esa es otra de las ventajas de crecer.

En conclusión, los miedos te impiden hablar, decir lo que es, y a veces incluso te obligan a guardarte cosas por mucho tiempo que te van carcomiendo, como me ocurrió a mí. Así que otra de las lecciones que aprendí de esta experiencia es nunca callar lo que sientes, no es sano. El silencio es una zona de comfort emocional que te va comiendo poco a poco, todo se trata de enfrentarte a lo que eres, lo que sientes y así todo es más fácil.

La libertad es maravillosa.

lunes, 6 de abril de 2015

Girl Power

Well, well, well...

Ha pasado casi un año desde que escribí aquí por última vez. Mi vida ha cambiado demasiado en estos meses y aún estoy pensando en si lo ha hecho para bien o no. Así que les haré un resumen.

Me operé los ojos. En serio fue maravilloso, la primera vez que tuve la oportunidad de abrir los ojos y observar todo lo que me rodeaba no la olvidaré jamás. Fue mágico... Todo a mi alrededor estaba lleno de color, lleno de vida. Y yo me lo había perdido por 24 años. Cada día, cada mañana al abrir los ojos es una sensación que nunca se me va a terminar. Me admiro demasiado del mundo que me rodea y soy feliz y agradezco a los que están conmigo acompañándome en ese camino. 

Poco después, concretamente en mayo del año pasado, Datainfox llegó a mi vida. Y básicamente esa es la razón por la que he abandonado mi blog. No me quejo, cada madrugada ha valido la pena. Me he dedicado a escribir de otros y no acerca de mí. Es chévere... Llené una etapa de mi vida que me hacía falta y en el camino me fui encontrando con gente muy talentosa que escribe también ahí. El proyecto va por buen camino y espero y aspiro que pronto sea uno de los medios más reconocidos del país. Ya saben que soy una caprichosa, experta en cumplir con lo que me propongo. 

El 2014 fue el año de los amigos, me volví muy cercana a unos, gané un grupo de amigas -ya saben que yo nunca fui de tener grupos de amigas- y en general me di cuenta que abrirme al mundo, de vez en cuando, no estaba mal. Cuando dejas entrar gente a tu vida y entras a la vida de otros empiezas a llenarte de lo que se llenan y ellos se llenan de ti, es increíble especialmente si esto último es buena vibra. Te sientes feliz, completa. En serio te da felicidad la felicidad de la gente que quieres. Esos deseos de Facebook y cariños en los estados se vuelven reales.

Como siempre, en el camino también me han acompañado mis mejores amigos. Éste año cumplí 13 años de amistad con Poche, mi mejor amigo. Y aquí quiero hacer una pausa... José Luis ha sido un gran apoyo en mi vida y yo en la suya. Atravesó por cosas muy difíciles éste año y fui su sostén, su soporte. Lo cuidé con amor, cariño, como sólo una hermana puede hacerlo y ahora último él me cuidó a mí. No soy cursi, para nada... sólo que siempre he creído que Poche es aquel con quien siempre puedo ser yo. Siempre es importante que tengan una persona así en su vida. Por otra parte, Eli... es mi mejor amiga desde hace 10 años y, aunque no la veo mucho, sé que cuando la veo el tiempo no ha pasado. Estamos creciendo, ser grandes y alejarnos es parte de crecer.

En el ambito profesional considero que he crecido demasiado. Ya son casi dos años desde que tengo mi espacio en las noticias del medio día, sigo con el programa de radio, hablando de las cosas que me gustan. Sigo escribiendo, sigo escuchando música. Me hace feliz y hoy por hoy creo que estoy bastante satisfecha con lo que quiero. Para mí trabajar no es trabajar, es vivir. Es mi estilo de vida. Hago lo que hago cada día y lo hago feliz. 

Sentimentalmente no sé qué decirles... Han pasado más de dos años desde que terminé con mi ex. Y estaba tranquila. La relación no terminó en malos términos, al contrario, siempre lo consideraré un gran amigo que siempre estuvo destinado a ser eso: un amigo. Superé la parte del drama y todo estuvo bien. Por un tiempo... Y es que el corazón a veces es un musculo engañoso que te mete donde no te han llamado. Confundes sentimientos y cuando menos te lo esperas, ¡PUM! ya estás sintiendo algo por alguien.

Y esto es bueno, en serio. Estoy contenta con volver a sentir, la cagada es cuando no es la persona adecuada para darle lo que sientes. Es un drama medio raro y a riesgo de que esta persona pueda leerme, siento que sí... idealicé mucho tiempo a alguien, quizás no era lo que yo esperé. No lo sé... Honestamente a este punto, cuando ya pasó una semana de la explosión de las cosas y el drama, no podría decirles cómo me siento exactamente.

Sí, hay un cariño y admiración inmensa -algo que me encanta de cuando me gusta alguien es poderlo admirar- pero estoy resentida por cuestiones ajenas a mí. Soy una persona extremadamente difícil en estas cuestiones, sumado al hecho de que hay cosas que mueren con la desconsideración.

Verán, ser desconsiderado para mí es un pecado capital. Porque yo no lo soy y lo detesto en otros. Para mí siempre será importante que alguien que quiero se sienta bien y doy todo lo que está a mi alcance para que así suceda. Cuando esto no es mutuo, mi voluntad muere. Es automático.

Sin embargo, creo que eventualmente lo superaré. Como todo. Porque hay una fuerza interior en mí que aún no logro dominar pero que siempre me saca de los peores momentos. El otro día mi mejor amigo me decía "china, si superaste a Voldemort puedes superarlo todo". Sí, esto no es tan grave, pero sí me duele perder a alguien que aprecio mucho y no porque tenga que dejarme sino porque tengo que alejarme.

Tengo una relación de 25 años conmigo misma, a este punto de mi vida, no puedo sentirme mal por nadie más que yo misma. Y yo no me permito valer verga y mucho menos sentirme triste. Quizás en unos días esté mejor... todo es cuestión de seguir y generar las suficientes endorfinas.

Girl Power!

Gente que me lee

Vivencias pasadas

Cosas de las vivencias:

Check PageRank